El último vals

Publicado por

La Oreja de Van Gogh – El último Vals

Hace ya 13 años desde que La Oreja de Van Gogh nos presentaba a Leire Martínez como su nueva cantante. La decisión de Amaia Montero de dejar el grupo sorprendió a propios y a extraños obligando al resto de la banda a buscar una nueva cantante que interpretara sus canciones.

El 14 de Julio 2008 Leire irrumpía en la escena musical como la nueva voz de LODVG. En Septiembre del mismo año el grupo presentaba su nuevo álbum «A las cinco en el Astoria» cuyo primer single fue el tema «El último vals», el primer disco cantado por Leire.

A mí este tema me enganchó desde el primer momento. Todavía lo escucho con relativa frecuencia ya que se encuentra en mi lista de «temas-top-para-cantar-a-gritos-en-el-coche-cuando-voy-sola» (y en la de tocar-la-batería-ficticia).

La letra me encanta. Bueno, en general las letras de LODVG siempre me suelen gustar bastante. Suelen contar las historias de las almas que habitan sus protagonistas. Es decir, además de contar una historia, cada canción cuenta también cómo se sienten sus personajes. Esto hace que podamos sentirnos muchas veces identificados en alguna canción y hagamos nuestras algunas frases de estos poemas musicales llenos de preciosas metáforas.

Cuando escucho esta canción (y con otras también lo hago), juego a «traducir» su letra pensando lo que realmente quiere decir, o al menos qué es lo que yo entiendo de la historia que la canción quiere contar.

Aquí os pongo su letra con mi interpretación particular.

Como casi siempre, cuando algo se muere
nace la nostalgia, buscando un corazón.
Pero el mío es raro y aunque esté desordenado
es impermeable al dolor.

Cuando una relación termina, comienza ese sentimiento de nostalgia recordando aquellos momentos en los que el corazón era feliz. Normalmente estas situaciones producen mucho dolor y rechazo. Sin embargo, yo no soy capaz de odiarte, sigo queriéndote.

La felicidad es un maquillaje de sonrisa amable
desde que no estás.  

Desde que te has ido, aparento felicidad. Soy buena en eso. Por fuera, una persona feliz que ha superado tu partida. Por dentro, una persona que se levanta cada día imaginando que vuelves.

Siempre serás bienvenido a este lugar,
a mi lista de obsesiones de nombres a olvidar.
¡Cómo recordarte! ¡Sin mirar atrás!
Yo nunca olvidare el último vals.  
 

Y aunque lo que más deseo es olvidarte, no te he cerrado mi puerta. ¡Hemos pasado tantos buenos momentos juntos! Los recuerdos felices se suceden en mi cabeza. Nunca olvidaré la última vez en la que nos fundimos en cuerpo y alma al compás de nuestros más profundos deseos.  

Cuando todo acabe y el silencio hable
sólo tus pupilas, sabrán que fue verdad.
Y entre los cristales pedacitos de esa tarde
donde comenzamos a soñar.    

Dicen que el tiempo todo lo cura. Llegará un momento en el que todo se diluirá y ya no sabremos nada el uno del otro. No existirá ninguna evidencia de lo nuestro. Sólo sobrevivirán los recuerdos que guardemos en nuestras mentes. Mirando por la ventana no podré evitar recordar aquel día en que mirábamos juntos el atardecer nuestra primera tarde juntos.

Nunca olvidaré el último vals…

No puedo olvidar nuestra última vez…

Es posible que cada uno interpretemos la letra de manera diferente porque en las interpretaciones siempre ponemos inevitablemente parte de nosotros mismos y de lo que hemos vivido, asociando la canción a nuestras experiencias personales.

Y tú ¿sueles interpretar las canciones? ¿buscas en tus historias personales pensando que algunas canciones podrían haber sido escritas por ti o por tu alma? Cuéntame cuál es esa canción que sueles traducirte y relacionar con esa historia personal de la que podría ser su banda sonora.

Un comentario

  1. Cuando era canijillo siempre me gustaba pensar que las letras de las canciones me venían al pelo. De hecho tenía un monto de él jejeje. Que esas canciones estaban hechas para mi.
    Con el tiempo he ido creyendo en otra cosa, en que las canciones valen para un gran número de personas porque hablan de temas que a todos preocupan, ya seamos de uno u otro continente o cultura. Cómo suele decirse people are people y cada cual es cierto que según le pueda interesar puede hacer acopio de esa historia y convertirla en suya. Es en parte otra de las virtudes y de la magia de la música…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *