Mil voces

Publicado por

La Musicalité – Alma

Llevo una temporada escuchando en las noticias y leyendo en un montón de sitios que desde 2020 ha aumentado el número de suicidios en España, sobre todo en las edades más jóvenes. No entraré en el tema en profundidad porque no soy experta y además le tengo mucho respeto a los profesionales de la salud mental, pero realmente estos datos son, cuanto menos, alarmantes.

Tan solo quiero manifestar que este asunto me da mucho que pensar y me preocupa bastante. Me preocupa que haya jóvenes que pierdan las ganas de vivir, que no vean el sentido de la vida. Me preocupa también que, en muchas ocasiones, estas ganas de desaparecer son provocadas por la presión y el acoso que sufren por otros jóvenes e incluso de algunos adultos.

Cuentan los psicólogos que con la pandemia los jóvenes se han visto limitados en cuanto a herramientas de socialización, tan fundamentales en estas edades, y eso les ha minado psicológicamente. Una vez leí que el suicidio era aportar una solución definitiva a un problema temporal porque, con la ayuda adecuada, se puede salir del bucle.

Y es que la salud mental es muy importante (en todas las edades) y no parece estar demasiado considerada. Parece ser un tema tabú del que ni los afectados ni las personas de su entorno quieren hablar y, muchas veces, no llegan a pedir ayuda a tiempo.

Me gustaría saber qué pasa en esas cabezas para que lleguen a un punto en el que deciden que dejar de vivir es mejor que seguir haciéndolo y que que desaparecer solucionará todos sus problemas. ¿Por qué la vida deja de tener sentido para ellos?

Es posible que estas personas con tendencias autodestructivas oigan mil voces en su mente que discuten intensamente intercambiando opiniones sobre si quedarse o partir. La verdad es que yo no sé si esta canción que aquí os traigo fue compuesta para ilustrar este tema, pero cuando la escucho siempre pienso en un joven atormentado que se ve a punto de tomar una decisión sin retorno pero, su alma intenta retenerle y que escape de ese precipicio.

Te invito a que la escuches y comentes lo que tú interpretas.

La música que hace la Musicalité suele ser muy pasional, cantada desde las entrañas y en esta ocasión no se quedan atrás. Sus letras suelen calarse y sus directos son pura energía.

Los comienzos de este grupo allá por 1999 no fueron fáciles, pero su constancia y perseverancia han hecho que se ganen su hueco y prestigio en el mundo de la música. Además, siempre han trabajado con el ánimo de no ofrecer siempre lo mismo, sino que han intentado evolucionar para sorprendernos con cada propuesta.

Me encantará escuchar tu opinión sobre este tema. Quizá haya algún especialista por aquí también que quiera aportarnos más información. Lo que sí que me parece importante es que todos debemos estar pendientes de las pequeñas alarmas que podamos detectar y no mirar hacia otro lado sino ofrecer nuestra ayuda en la medida en la que sea posible porque todos dependemos de todos.

Puedes compartir esta página en...

4 comentarios

  1. Me parece muy logrado el enfoque sobre la canción…Es como si hubieras captado «algo más» y hubieras dado forma a lo que dejan intuir, sin terminar de decir. Me pregunto si el autor sabe lo que está sugiriendo…Me da la sensación de que se acerca a experiencias fuertes que no sabe del todo poner nombre y que la música le sirve para darles al menos un sentido, el sentido que dan los ecos de las zonas alejadas de la conciencia…porque recuerdan lo que siente haber perdido, el alma….Algo así, no es fácil de expresar

    1. Sí, no es fácil de expresar. Yo interpreto (interpretación totalmente personal que no tiene por qué estar acertada) que la canción trata de alguien atormentado cuya cabeza libra mil batallas y está gritando aunque sea en silencio.
      Por cierto, esta canción es de 2009, no es de ahora… yo siempre la he relacionado con gente atormentada que necesita ayuda y las noticias actuales sobre el suicido juvenil me la han traído de nuevo a la mente.
      Muchas gracias por tus comentarios. Un abrazo Carolina.

  2. Muy buena canción y como siempre buen tema del que hablar. Yo interpreto en esta canción que está hablando de alguien «roto» que ha perdido el alma y no se encuentra. En cualquier caso una cosa maravillosa que tiene el arte, es el poder de interpretar (dentro de unos márgenes claro) las distintas posibilidades que encierran las obras; ya sean novelas, películas, lienzos, etc… Cada persona proyecta sus miedos e ilusiones y según estos así se interpreta la realidad quizás. Es solo una opinión más.
    El tema del suicidio es duro. Tampoco me atrevo a teorizar. Solo puedo basarme en la experiencia de haber conocido por mi profesión a alguien que ha terminado rompiendo con todo y sin poder explicarme por qué: hay veces que se trata de desarreglos fisiológicos, otras de personalidades frágiles ya que hay personas que en similares situaciones hacen distintas apuestas.
    La situación social provocada por el auge de las redes sociales es tremendamente grave en jóvenes. En una época en que la búsqueda de pertenencia y aceptación priman por encima de todo lo demás, el acoso que se propaga como un reguero de pólvora, puede hacer mucho daño. Además el uso de herramientas de fácil acceso sin poder tener el control parental oportuno es algo que juega en su contra, aunque no sé si el control de los padres podría parar la pandemia de las redes sociales y su efecto nocivo.
    Es un tema complejo desde luego. Un abrazo enorme y enhorabuena por dar siempre con una tecla acertada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.