Mis cosas favoritas

Publicado por

Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II – My fovourite things

Hoy es mi cumpleaños. Y mirad el regalazo que he tenido. Mi gran amiga @gema.zafra ha confeccionado de manera totalmente artesanal este bolso que encierra mucho más que una mera bolsa para transportar mis objetos personales. Hay mucho amor ahí metido, que también trasportaré siempre que lleve el bolso encima. Muchas gracias Gema. Por cierto, os invito a seguirla para que veáis todos los proyectos preciosos llenos de amor y de ilusión en los que está involucrada de manera totalmente voluntaria y altruista siempre bajo su lema «por un mundo mejor».

La reseña que hoy escribo, está dedicada a ella. La versión Jazz de My favourite things (Mis cosas favoritas) es uno de sus temas favoritos y yo soy super fan del musical Sonrisas y Lágrimas, en el que está incluida esta canción (ni sé las veces que he visto la película). Hace unos días me pidió que averiguara qué fue primero, si la versión Jazz o la versión del musical (cada una apostábamos por nuestra versión favorita). Pues bien, aquí os pongo su historia.

En 1959, Richard Rogers y Oscar Hammerstain II compusieron My Favourite Things (Mis cosas favoritas) para incluirla en el musical de Brodway The Sound of Music (El Sonido de la Música) que en España se tituló Sonrisas y Lágrimas. 6 años más tarde, la canción sería interpretada por Julie Andrews para la película del mismo nombre, y se convertiría en una de las mejores películas musicales de la historia. Ganó numerosos Globos de Oro y premios Óscar, entre ellos el Óscar a la mejor banda sonora.

Este tema ha sido versionado en numerosas ocasiones en diferentes estilos musicales. Tanto es así que su versión Jazz se ha constituido como una de las piezas referentes de este género musical.

Aquí os dejo la versión de John Coltrane:

Y no sólo se ha versionado al estilo Jazz, sino a muchos otros géneros musicales.

También os dejo aquí una versión más moderna interpretada por Masego:

La canción, escrita en un tono naíf, nos habla de un método infalible para sentirse mejor cuando no estás bien o te sientes triste. Simplemente acuérdate de tus cosas favoritas y verás como, sin darte cuenta, poco a poco se va dibujando una sonrisa en tu cara. Incluso en las peores situaciones, podemos acordarnos de los mejores momentos o de las cosas que más nos gustan y sentir las sensaciones que nos produce estar rodeados de esas cosas favoritas o estar viviendo esos momentos inolvidables.

Quizá pensar en nuestras cosas favoritas nos haga sentir mejor pero soy de las que cree que hay que intentar materializarlas, siempre en la medida de lo posible.

He hecho mi lista de cosas favoritas para compartirla con vosotros pero sin duda, quiero destacar que mi cosa más favorita de todas es la gente de la que tengo la suerte de rodearme y a la que tanto quiero. Me siento bastante afortunada por cada una de las personas que forman parte de mi vida.

Aquí va mi lista de cosas favoritas:

  • Quedar con las personas que quiero. Me gustan las relaciones en persona y soy de las que necesito ver, charlar y abrazar a mis personas favoritas. Las veladas con las chicas son terapéuticas, las quedadas con amigos recargan pilas, las tertulias interesantes más íntimas enriquecen el espíritu y las reuniones familiares me parecen fundamentales. Ah, y siempre suelo ser la última en irme.
  • La música. Esto ya lo sabíais. Cada momento tiene su banda sonora y en momentos tristes a veces necesito canciones alegres con mucha marcha, pero en otras necesito baladones para llorar tranquila y regocijarme en mi melancolía (aunque sea en sentido figurado).
  • Desayunos sin prisa. El desayuno es mi comida favorita. Me encanta levantarme tranquilamente sin tener que trabajar y desayunar sin mirar el reloj. Que el desayuno lleve dulce y salado y que luego ya no me queden ganas de comer. Si me levanto tarde, brunch en toda regla. Si por mí fuera, desayunaría así todos los días y aboliría la hora de la comida, sólo la permitiría como evento social.
  • Mirar el cielo. Me gusta mucho mirar las nubes cuando tienen diferentes formas y colores. Me encanta imaginar qué figuras dibujan y cómo van cambiando, tan rápido y tan lento a la vez… También me encanta mirar la luna, poderosa e hipnótica. Y cómo no el sol, el astro rey, cuando aparece y cuando se esconde… belleza natural y abrumadora que pinta de colores mágicos el lienzo del cielo.
  • El mar. No vivo cerca del mar así que cuando voy, me encanta pasear por la orilla a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Me encanta mirarlo, olerlo y escucharlo.

Tengo más, pero éstas son las primeras de la lista, o por lo menos las primeras que me han venido a la cabeza.

¿Cuáles son tus cosas favoritas? ¿Y tus momentos inolvidables? ¿En qué piensas cuando estás triste? ¿Qué te ayuda a salir de los momentos más complicados? Cuéntanos tu método. Seguro que más de uno toma nota (yo la primera).

Un comentario

  1. Lo primero Monica, enhorabuena por esta entrada, por las versiones que desconocía de este tema. La tercera me ha encantado. Ese toque “black” es fascinante. Gracias
    Yo me quedo con muchos momentos a los que aferrarme cuando no estoy bien, sobre todo momentos aparentemente sencillos como escuchar una risa que acaricia el corazón o volar en el mar, recordando vivazmente la sensación de ingravidez.
    Puedo, como tú, oler y hasta saborear el mar, el inmenso azul sin el que ya no podría pasar…
    Las charlas aparentemente intrascendentes, contemplar en un mismo lugar numerosas caras conocidas interactuando siendo un mero observador. Un café sin pensar o una ducha mientras sientes el agua resbalar por el cuerpo, en el aquí y el ahora…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *