Gente feliz

Publicado por

R.E.M. – Shiny happy people

En la época que vivimos del postureo y de aparentar felicidad, cuando veo una publicación en cualquier red social, muchas veces intento imaginarme el resto de la historia, es decir, qué hay detrás de las imágenes que se muestran.

Por ejemplo, cuando veo una foto preciosa de un profesional, pienso que seguro que detrás de ella hay horas de trabajo. Entonces imagino todo lo que hay que montar para obtener esas imágenes, cómo el fotógrafo cuida cada detalle al posicionar cada objeto de su composición y cómo cuida la luz para lograr el ambiente perfecto.

También me ocurre que, cuando veo una foto de personas felices, imagino el resto de la fiesta, cómo lo estarán pasando, cómo será el lugar donde están fotografiándose o cómo estarán viviendo ese viaje. Entonces pienso si la sonrisa que muestran es síntoma de felicidad o es una sonrisa «sólo para la foto».

Y es que las fotos no siempre nos muestran la realidad. Un fotógrafo que conozco dice que «Las fotos cuentan más de las personas que las hacen que de lo que sale en ellas».

Lo mismo pasa con la música. Aunque en la mayoría de los casos la música está compuesta desde los sentimientos más íntimos y muestran el alma desnuda de sus compositores, hay muchos temas que esconden sentimientos totalmente contrarios a los que la canción está contando. Un ejemplo de ello es «Wonderfull life» de Black que, como ya os conté (http://monfeelingmusic.com/camino-de-rosas/), fue escrita por él en una de las peores etapas de su vida. O el «Aleluya» de Häendel, obra clásica y mundialmente conocida que fue escrita cuando el músico estaba sumido en una profunda depresión.

El tema del que aquí os hablo, esconde una gran tragedia detrás de su melodía alegre y su letra aparentemente casi infantil. «Shiny happy people» (Gente brillante feliz) es un tema compuesto por R.E.M. basado en la masacre que ocurrió el 4 de Junio de 1989 en la plaza de Tiananmen (China). Éste fue el día en el que el Gobierno Chino envió a su ejército a disolver la manifestación que estudiantes y profesores lideraban contra el régimen comunista y donde murieron numerosas personas, tanto civiles como militares.

El título de la canción describe los carteles de propaganda que hacía el Gobierno Chino en el que siempre se mostraba gente feliz, intentando ocultar la represión del Gobierno. En su estribillo R.E.M. canta «Shiny happy people holding hands» (Gente brillante feliz cogiéndose de las manos) haciendo claramente referencia a carteles como este:

La canción fue escrita por el grupo en 1991 y cuenta con la colaboración de Kate Pierson (cantante del grupo The B-52’s). El objetivo de la canción era recordar aquella masacre en tono irónico sin contar específicamente los hechos para que la canción no tuviera tintes políticos explícitos. Cuando se lanzó, tras «losing my religion», muchos de sus fans la consideraron algo banal y superficial, ya que no iba en la línea roquera de la banda. Esto contribuyó a que, pese a ser su primera canción en llegar al número 1 y amplió de manera masiva su público, es una de las canciones más odiadas del grupo. De hecho, pese a su popularidad, la canción no fue incluida en su álbum recopilatorio «In Time» de 2003 ni tampoco la incluyen en sus conciertos.

Aunque desde que conozco esta historia escucho la canción desde otra perspectiva, siempre ha sido una canción que me ha alegrado cuando la he escuchado. Me considero parte de ese público de R.E.M. al que sí le gustó la canción.

Se trata de una canción aparentemente sencilla pero muy profunda en realidad. A veces lo aparentemente más simple encierra complejidades que no se ven a simple vista.

Independientemente de todo, intentemos ser felices cada día, ya que no sabemos cuándo se acabará nuestra vida. Sí, es una obviedad y una frase muy manida pero realmente lo pienso así. ¿Tú qué opinas?

3 comentarios

  1. Le quedó con la historia que cuentas y que rodea la canción pero el tema en cuestión junto con sabor de amor de danza invisible, 20 de abril de celtas cortos y you can leave your hat on de Joe Cocker y en general las “del verano” (entre otras) las encerraría en un cajón y tiraría la llave al mar más profundo. No las soporto por exceso de caspa. Lo siento es mi opinión y espero no ofender a nadie.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *